Imagen

Las mejores obras de arquitectura del mundo

OPINIÓN: Establecer cuáles son las mejores obras arquitectónicas del mundo ha sido una constante, aunque difícilmente se alcance un consenso.

Columna Antonio Toca (NUEVO)
FOTOGRAFÍA Archivo Obras





Comparte
Martes, 25 de septiembre de 2012 a las 10:00
POR Antonio Toca*

CIUDAD DE MÉXICO — Establecer cuáles son las mejores obras arquitectónicas del mundo ha sido una constante, aunque difícilmente se alcance un consenso.

Probablemente, el ejercicio más reciente sea el de la revista estadounidense Vanity Fair en 2010. La publicación solicitó a 52 arquitectos, críticos y directores de escuelas de arquitectura que escogieran las cinco obras –construidas a partir de 1980– que consideraran más importantes a nivel mundial. Si bien cualquier selección es injusta, el resultado ejemplifica las obras más valoradas por esos reconocidos profesionales.

La revisión de esta selección es útil porque permite comprobar la fuerza de los medios de comunicación, que fijan preferencias que se convierten en obligatorias para cualquiera. Por eso no es ninguna sorpresa que el Museo Guggenheim, de Frank Gehry, en Bilbao, España, tenga 28 menciones. El segundo lugar, con 10 referencias, es para otro museo; el Menil, de Renzo Piano, en Houston. Eso explica por qué cualquier político desea construir una obra igualmente exitosa, aunque el resultado se limite a copias con un costo enorme y de calidad ínfima.

Las siguientes menciones sí son una sorpresa. Los baños termales en Vals, Suiza, de Peter Zumthor (9), o el edificio de la Mediateca, de Sendai, obra de Toyo Ito (7). Son construcciones relativamente pequeñas y, sin embargo, se valoraron por encima de otras más espectaculares.

El único monumento es el de los muertos en Vietnam (Maya Lin), una obra de extraordinaria calidad. Como el Cid, Le Corbusier ganó una batalla después de muerto, con la iglesia en Firminy, que empató con obras tan notables como los edificios Lloyd’s, de Richard Rogers, en la capital británica; el banco HSBC, de Norman Foster, en Hong Kong, China, y la Iglesia de la Luz, de Tadao Ando, en Osaka, Japón.

Las sorpresas para América Latina son el Museo de Arte Contemporáneo en Niteroi, Brasil, de Oscar Niemeyer, con tres menciones y –con una– los Archivos Nacionales en Bogotá, Colombia, de Rogelio Salmona. México no tiene ninguna obra seleccionada, aunque Rafael Moneo, César Pelli y Rafael Viñoly participaron en la selección. ¿Será ignorancia o injusticia?

Resalta el caso de Norman Foster, que aparece sólo con dos obras, a pesar de que tiene edificios de gran calidad, como la Mediateca de Nîmes, Francia, o los aeropuertos de Pekín o Hong Kong, en China. No faltaron los ejemplos de cinismo, como los de Ando, Coop Himmelblau, Hans Hollein, Daniel Libeskind, Richard Meier, Pelli, Polsek y Viñoly quienes –sin pudor– incluyeron sus propias obras en la selección realizada.

Los participantes también mencionaron el Estadio Olímpico de Herzog & de Meuron, en la capital china (7); la Nueva Staatsgalerie, de James Stirling, en Stuttgart, Alemania (6); el monumento en Washington, DC, EU, de Lin (5); el auditorio Disney, de Gehry, en Los Ángeles, EU; la Biblioteca Pública de Seattle, EU, de Rem Koolhaas y OMA; la Fundación Cartier en París, Francia, de Jean Nouvel; el museo MAXXI, en Roma, Italia, de Zaha Hadid; el Museo Judío de Libeskind, en Berlín, Alemania, y el viaducto Millau, Francia, de Foster (3). ¿Son éstas las mejores obras? 

*Arquitecto e investigador de temas de urbanismo.



Arrastrame Arrastra esta imagen a tu Barra de Tareas para agregar este sitio ó da click aquí para agregar al menu de Inicio Cerrar