Imagen

El riesgo de no evaluar los riesgos

OPINIÓN: Construir infraestructura sin un análisis de riesgos, medidas de mitigación y la autorización pertinente constituye un delito grave.

Columna Franco Bucio (NUEVO)
FOTOGRAFÍA Archivo Obras





Comparte
Martes, 16 de octubre de 2012 a las 10:00
POR Franco Bucio*

CIUDAD DE MÉXICO — La nueva Ley General de Protección Civil impone al sector de la construcción nuevas obligaciones. Esta ley establece bases de coordinación entre los tres órdenes de gobierno en materia de protección civil, y hace énfasis en detección de zonas de riesgo para identificar los peligros que puedan tener un impacto destructivo sobre personas, bienes e infraestructura.

Así, derivado de la nueva normativa, proyectistas, constructores, desarrolladores y agentes inmobiliarios requieren una metodología que proporcione información sobre riesgos en la edificación de infraestructura y asentamientos humanos. De lo contrario incurrirán en la comisión de delitos.

La ley publicada en el Diario Oficial de la Federación (DOF) en junio pasado, establece directrices en la detección de zonas de riesgo para las personas, los bienes y la infraestructura. Entre ellas, el artículo 84 establece que se considera delito grave de la construcción de infraestructura y asentamientos humanos sin un análisis de riesgos, la definición de medidas para su reducción con base en la normatividad aplicable y los atlas municipales, estatales y nacional, y la autorización correspondiente.

La metodología de los actores del sector deberá proporcionar información sobre riesgos generales, de localización y específicos en procesos o diseños particulares.

Asimismo, debe delinear directrices relacionadas con la revisión del proyecto, la ejecución de obra con énfasis en las técnicas constructivas, la calidad de los insumos y la mano de obra, la seguridad mecánica y la estabilidad de la estructura, y las condiciones de operación como la impermeabilización, entre otras.

En la metodología se deberá establecer el número de visitas de especialistas acreditados durante la obra y los niveles de revisión adicionales a la supervisión convencional para asegurar un nivel aceptable del riesgo.

La autorización de permisos de uso de suelo o de utilización requerirá de una evaluación de riesgos. En caso de incumplimiento, los funcionarios que otorguen la autorización incurrirán en un delito y también podrán ser sancionados según los términos de la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos.

La evaluación de riesgos considerará factores geológicos (sismos, deslizamiento de laderas y características de los suelos), hidrometeorológicos (inundaciones, viento y tormentas), relativos al proyecto ejecutivo (incompatibilidad con estudios geotécnicos, geoeléctricos, de resistividad, hidrogeológicos, de mecánica de suelos, impacto ambiental y protección civil).

Además, examinará la falta de apego a la normatividad de construcción, la falta de detalles y refuerzos constructivos, la información sobre las características de los materiales y técnicas o tecnologías a utilizar, la pertinencia de áreas de restricción para el desplante de los edificios y las obras de protección.

Respecto a la ejecución de obra valorará la pertinencia de los sistemas, materiales, técnicas, equipo, herramienta, mano de obra, supervisión y control de calidad, sin olvidar las características de la impermeabilización y su influencia sobre cimentaciones, estructuras, depósitos, cisternas y piscinas.

*Arquitecto, Perito, DRO, Consultor en normas, regulaciones y capacitación para la construcción. Director de CORPICO.



Arrastrame Arrastra esta imagen a tu Barra de Tareas para agregar este sitio ó da click aquí para agregar al menu de Inicio Cerrar