Imagen

La Torre de Pemex, un complejo a prueba de fallas (actualizada)

La explosión en la torre B-2 del conjunto Torre Ejecutiva Pemex, pone por primera vez en 30 años a prueba el conjunto arquitectónico de 214 metros.

Torre de Pemex
FOTOGRAFÍA Tomado de Flickr/* CliNKer *





Comparte
Jueves, 31 de enero de 2013 a las 18:34
POR Redacción Obras

CIUDAD DE MÉXICO — La estructura del conjunto Torre Ejecutiva de Pemex se puso a prueba, luego de que se registrara una explosión en el edificio B-2, del conjunto Torre Ejecutiva de Pemex.

El conjunto está integrado por siete edificios: la torre Pirncipal de 53 niveles, ubicada en la esquina de Marina Nacional y la calle de Bahía de Banderas; sobre el mismo frente de Marina Nacional se ubican otros dos edificios; mientras que los edificios  B-1 y B-2, de 13 niveles cada una, dan hacia la parte posterior del rascacielos hacia la calle Bahía del Espíritu Santo.

En el edificio B-2, donde se registró la explosión alrededor de las 15:40 horas, se albergan 16,563 metros cuadrados de las oficinas de la Dirección General, así como de la Dirección Corporativa de Tecnología de Información y Proceso de Negocios; parte del personal de la Dirección de Pemex Gas y Petroquímica Básica; de la dirección de Pemex Refinación; y una oficina del Sindicato de trabajadores Petroleros.

En total, según el documento “Logros SSC 2011”, de la subdirección de servicios corporativos de Pemex, en el edificio laboran unas 1,590 personas.


Las versiones del caos

Aunque las causas que originaron la explosión en el edificio B-2, del conjunto aún no han sido determinadas, durante los primeros minutos de la catástrofe algunos medios de comunicación manejaron versiones de fallas en el sistema de aire acondicionado, mientras que vía twitter la propia paraestatal mencionó un corto circuito.

Un par de horas más tarde, desde la misma cuenta de @Pemex se pidió evitar especulaciones y esperar la determinación de los peritos. Pemex explicó: "Peritos analizan las causas del incidente. Cualquier otra versión al respecto es especulación".

Al filo de las 22:00 horas, se registró una súbita salida del personal que realizaba labores de rescate y búsqueda de trabajadores de Pemex que pudiera estar bajo los escombros de concreto y acero que colapsaron tras la explosión. Se desconoce que suscitó la alarma, pero minutos después se retomaron las labores de rescate.

Los secretos de la torre

La torre B2 es parte de un conjunto de edificaciones dominada por la Torre Ejecutiva de Pemex. Hasta antes de esta explosión, la seguridad del edifició sólo se había puesto a prueba el 19 de septiembre de 1985. El edificio soportó los sismos ya que fue diseñado para soportar temblores de hasta 8.5 en la escala de Richter, gracias a un sistema de 90 amortiguadores sísmicos para darle la estabilidad al momento de un terremoto.

Diseñada en 1976 por el arquitecto Pedro Moctezuma Díaz Infante (padre del político Esteban Moctezuma Barragán), el conjunto Torre Ejecutiva Pemex fue el primer edificio ‘inteligente’ de México.  Tras cinco años de planeación la construcción inició en 1981 y la Torre se inauguró en 1982. El edificio permaneció como el más alto del país durante 19 años.

 

El conjunto de la Torre Ejecutiva Pemex está equipado por lo que se conoce como Building Management System (BMS), un sistema inteligente que controla todas las instalaciones y equipos de forma armónica y eficiente, al monitorear el funcionamiento de sistemas eléctricos, hidro-sanitario, de elevadores y protección contra incendio y también tiene la capacidad de controlar la iluminación del edificio.

La estructura de la torre de 214 metros de altura, contiene 53 plantas de 2.77 metros de altura por piso y entre  1,845 a 1,850 metros cuadrados de superficie habitable; además de dos niveles subterráneos de estacionamiento.

De acuerdo con ICA, la constructora a cargo del proyecto, el edificio ocupa un área de 165,000 metros cuadrados.  Se usaron 224,000 toneladas de acero de refuerzo y 39,150 metros cúbicos de concreto.

La cimentación se adjudicó mediante concurso a Solum SA, para ser realizada en un tiempo de 90 días. La estructura se apoya al suelo con 164 pilotes construidos en concreto y acero, hincados a una profundidad de 32 metros, superando el relleno pantanoso del antiguo lago, hasta llegar al subsuelo más firme.

La torre se alimenta eléctricamente de dos puntos distintos de la ciudad, estas cargas son de 16 mega-voltios, suministradas por tres subestaciones de media tensión de la ciudad que garantizan el abasto permanente.

La Torre Pemex cuenta con cristales reflejantes ‘inteligentes’, que matizan la transmisión caloríficas de los Rayos Solares, el vidrio se le llama semitemplado.

 

Fuente: Skyscrapercenter.com The Global Tall Building Database of the CTBUH

Los pulmones del gigante

El sistema de aire acondicionado que instaló la empresa Solavite SA en la Torre Ejecutiva de Pemex en julio de 1989. Según la página web de la empresa el sistema consta de cuatro Equipos CI-60,  que incluyen equipos de refrigeración generadores de vapor que generan ahorro en consumo de gas, demanda de agua, y consumo de productos químicos.

En su página web Solavite publica un testimonio del Ingeniero Ricardo Contreras López, jefe de departamento de Aire acondicionado de la Torre Ejecutiva de Pemex, que dice: “La instalación de esta tecnología nos ha representado un sistema libre de incrustación, eliminación de tratamientos alternativos, tiempo de personal en mantenimiento correctivo y principalmente la continuación en la operación de los equipos, consecuentemente un servicio eficiente sin quejas de los usuarios”.

De acuerdo con la subdirección de servicios corporativos de Pemex, área responsable del mantenimiento de la Torre de Pemex, se señala que: “En 2011 sobresale la instalación de aire acondicionado en el edificio B-1, la cual tiene tecnología de punta que utiliza refrigerante ecológico, por lo que no requiere de una planta de servicios auxiliares y, como opera de manera seccionada para proporcionar diferentes condiciones de temperatura, permite obtener considerables ahorros de energía”.

El documento menciona que el sistema de aire acondicionado da servicio a unas 6,000 personas, pero no aclara si se realizaron labores de manteniemiento en el edificio B-2. Sin embargo reconoce que: “varios inmuebles presentaban un notable estado de deterioro y rezagos de atención, por lo que comenzaron a atenderse los requerimientos más urgentes, considerando las observaciones de la Comisión Mixta de Seguridad e Higiene en el trabajo”.

Leonardo Hernández, director de Ingeniería de Summa Solutions, empresa de soluciones en energía, explicó que la explosión pudo originarse por un exceso de presión o por la fatiga de una válvula en el sistema de aire acondicionado.

De acuerdo con Hernández, “en la Torre de Pemex emplean un sistema de chillers de absorción, que se alimenta de calor, gas o vapor, para generar el frío, por eso pudo haber explotado”.



Arrastrame Arrastra esta imagen a tu Barra de Tareas para agregar este sitio ó da click aquí para agregar al menu de Inicio Cerrar