Imagen

Copicosa presume récord perfecto sin accidentes

Fundada en 1929 como CYR Constructora, por el inventor de los pilotes antisísmicos para edificios altos, Copicosa da mantenimiento a más e 600 inmuebles, desde hospitales del IMSS, instalaciones de CFE y hasta la nueva Basílica de Guadalupe.

Explosión Pemex8
FOTOGRAFÍA Xinhua





Comparte
Miércoles, 06 de febrero de 2013 a las 18:10
POR Elia Baltazar

CIUDAD DE MÉXICO — En septiembre pasado, Conservación Pilotes de Control (Copicosa) realizó el último monitoreo de gas y explosividad en el complejo de la Torre Ejecutiva de Pemex, como parte de los propios protocolos de seguridad que ocasionalmente llevaban a cabo en el inmueble.

Esto, "porque siempre, desde que comenzamos a trabajar (hace cuatro décadas) allí había habido un índice cero", aseguró César Falcón, director adjunto de la empresa.

Esta empresa fue fundada en 1983, y forma parte de la firma CYR Constructora, la más antigua del ramo en America Latina, creada en 1929 por cinco socios que, en los años 50, se convirtieron en nueve. 

Copicosa  es responsable del mantenimiento de los pilotes "de más de 600 edificios en el país", entre los que se encuentran decenas e hospitales del IMSS, instalaciones de la Comisión Federal de Electricidad y la nueva Basílica de Guadalupe. La empresa tuvo como antecedente la firma Pilotes de Control, fundada en 1951, también por CYR, la cual “ofrecía el trabajo que ahora realizamos nosotros”, explica Falcón.

"De 1951 a 1983, el servicio lo daba Pilotes de Control, pero ante el número tan grande de edificios que demandaban el servicio, uno de los cinco socios fundadores de CYR, el ingeniero Manuel González Flores, decide crear una empresa que se encargara exclusivamente del trabajo de mantenimiento a pilotes", puntualiza Falcón.

González Flores no sólo fundó Copicosa. También inventó en 1951 un mecanismo de control para los pilotes, que reduce los riesgos ante sismos.

Este sistema consiste en agregar a los pilotes convencionales un cabezal metálico que transmite el peso del edificio al pilote. "Entre el cabezal y el pilote se coloca un elemento deformable que en nuestro caso son cubos de caoba, los cuales se comprimen y permiten que el edificio baje conforme se hunde la ciudad", explica Falcón.

Cuando el terreno comienza a hundirse, esos tubos se compriman y permite que el edificio baje conforme se hunde la ciudad. "Si no bajara, el edificio comenzaría a quedarse arriba, pero sin sostén".

Copicosa "nunca, desde que se fundó, ha tenido un accidente", afirma Falcón, al hacer un recuento del trabajo que la empresa ofrece particularmente en la Ciudad de México, cuyas características geofísicas provocan el hundimiento de edificios.

Pemex no es la única empresa de gobierno con la que trabajan. Al vuelo, Falcón enlista: "Trabajamos en 23 edificios del Seguro Social, en seis hospitales del ISSSTE, tenemos los edificios de la Comisión Federal de Electricidad, más de 90 escuelas en el Distrito Federal, el Archivo General de la Nación, a cargo de la Secretaría de Gobernación".

Dice que en total son más de 600 edificios en el país a los que dan mantenimiento y el único accidente "del cual hemos estado más cerca y en el que no estuvimos involucrados, por cierto", ocurrió hace 13 años en la delegación Gustavo A. Madero.

Falcón recuerda la explosión por concentración de gas metano que ocurrió en una escuela construida sobre un tiradero de basura: "Nosotros íbamos a comenzar los trabajos al día siguiente, fuimos y medimos los índices de explosividad, que eran de 100". 

En la Torre Ejecutiva de Pemex, en cambio, los índices de explosividad y emisión de gases siempre habían marcado cero. "Incluso, hasta septiembre pasado que hicimos el último monitoreo previo a los trabajos de mantenimiento de pilotes que realizamos durante todo el año", afirma Falcone.

"En Pemex hacíamos monitoreos esporádicos, porque nunca en la zona había habido índices de explosividad o de emisión de gases. Vamos, el marcador era cero", afirma Falcón, al explicar el proceso de mantenimiento que durante estos años habían seguido con Pemex.

Frente a los cuestionamientos a la empresa, Falcón defiende la experiencia de 40 años de Copicosa en el mantenimiento de edificios, así como el desarrollo de innovaciones en materia de los pilotes para terrenos inestables como el de la Ciudad de México. 



Arrastrame Arrastra esta imagen a tu Barra de Tareas para agregar este sitio ó da click aquí para agregar al menu de Inicio Cerrar