Imagen

DIN descubre el secreto de los 'hoteles de amor'

Diseñará 14 'hoteles de paso' con conceptos para que los amantes se sientan seguros, cómodos y complacidos.

hoteles DIN 1
FOTOGRAFÍA Cortesía DIN Interiorismo





Comparte
Lunes, 14 de mayo de 2012 a las 12:00
POR Marcos Betanzos

CIUDAD DE MÉXICO — De Cuautitlán a Ciudad del Carmen y de Tlalpan a Boca del Río, los amorosos buscan refugio, y los denominados 'hoteles de amor', diseñados por DIN Interiorismo, prometen conquistarlos. No son los únicos destinos, serán catorce nuevos 'niditos de amor' para los amantes… del diseño.

Aurelio Vázquez Durán, director Creativo del despacho antes mencionado, es el responsable de brindarle un giro radical a estos espacios comúnmente estigmatizados; tiene en mente la creación de diversos conceptos que configurarán la atmosfera ideal para que los visitantes se sientan seguros, cómodos y felizmente complacidos.

Para empezar, las locaciones serán Viaducto, Observatorio y Colonia Obrera, en la Ciudad de México; Minatitlán, Boca del Río y Coatzacoalcos, en Veracruz; Cuautitlán Izcalli, Estado de México y Ciudad del Carmen, Campeche.

Donde el edificio ya existe, en algunos casos la transformación será radical, y en las nuevas construcciones la creación iniciará del nombre, así que Escenarium, Istmo, Marítimo o DulceBoca serán las nuevas palabras que no deberán quedar fuera de la memoria.

Las propuestas de diseño son diferentes en cada caso y por el momento confidenciales. Vázquez Durán explica que existe un acuerdo con los clientes de cada proyecto de mantener bajo el radar las ideas, hasta que ya sean implementadas y el hotel comience a funcionar.

"Esto permite generar una expectativa mayor y que los usuarios estén ansiosos por conocerlo, para que al momento de la apertura se tenga la seguridad de tener un importante incremento de visitantes", comentó.

Pero sí comparte los puntos clave con los cuáles DIN Interiorismo configura sus diseños y qué puntos considera fundamentales al desarrollar un concepto y llevarlo al espacio íntimo de forma exitosa.

Indica que cada proyecto tiene elementos distintivos que lo hacen único e irrepetible a lo ya realizado. Sin  embargo, siempre están presentes temas como la iluminación, porque ayudan a generar un vínculo inmediato con la experiencia, al contar con distintas escenas, para que cada cliente escoja los tipos de luz (incandescente, fluorescente, leds, etc.) que más le gusten, así como su aplicación en la habitación (directa, indirecta o puntual).

Por lo anterior, es primordial que todo lo visible sea transportado al territorio de lo sensorial y entender que no sólo la contemplación produce placer.

El mobiliario y un perfecto equilibrio entre decoración, función y artefacto lúdico es otra de las constantes vinculadas a la interacción espontánea del proyecto, motivo por el que siempre es suave al tacto, sugerente, con esencia provocativa y un revestimiento sintético que le permite una fácil limpieza, mientras presenta un rendimiento óptimo para su uso, limitado únicamente por la imaginación del usuario.

No puede ignorarse el color, característica fiel del ritual amoroso y contrapeso exacto para el prejuicio de que estos lugares siguen siendo lúgubres e indecorosos. Aquí, la psicología conecta con el cuerpo y por ello en todos los casos se selecciona una paleta que enfatiza la personalidad de cada proyecto: su concepto y cada uno de los elementos que forman parte del cuarto o del hotel en su conjunto.

"Los porcentajes de color se van definiendo de acuerdo con cada ambiente para lograr una mezcla ideal que permita que el usuario se identifique", acota Vázquez.

Esta tercia de elementos (iluminación, mobiliario, color) es quizás lo que favorece un claro rasgo de distinción, al lograr que lo fugaz se convierta en una experiencia perdurable y fantástica en los clientes. Al tomar esa trinidad en cuenta y hacer uso de mayor flexibilidad al diseñar, DIN Interiorismo logró que los usuarios encuentren en cada rincón una parte de ellos.

La primera vez
Invertir en diseño resulta un buen negocio. "El efecto que tiene el nuevo diseño en el personal del hotel y sus dueños, al experimentar una imagen distinta, es que asumen otra actitud ante el servicio que siempre han dado y buscan ser parte de la atmósfera. Estoy convencido que el diseño ayuda y debe considerarse como parte del equipo, aunque no lo es todo: tiene una influencia muy positiva en la operación y por otra parte el inversionista adquiere seguridad alejándose de la guerra de precios, porque sabe que posee un concepto distinto a la competencia. Los usuarios valoran este riesgo y la respuesta ha sido comprobada".

El gran reto de estos lugares es muy conocido: cambiar la mala fama que tienen estos hoteles, para convertirse en espacios románticos, alegres, divertidos, amorosos…

Pero no sólo de amor vive el hombre y por ello su creador nos enfatiza que en cada proyecto hay que tomar en cuenta el presupuesto del cliente y demostrar que el buen diseño es capaz de hacer un cambio aún con el presupuesto más ajustado.

"El diseño en sí mismo no puede sostener la operación en ningún negocio, pero sí se puede convertir en el embajador que abre las puertas a nuevas oportunidades", asegura Vázquez Durán.

Con estos argumentos puestos a escena, lo que nos espera en las nuevas sedes mencionadas son temáticas relacionadas con el mar, la naturaleza, el color, los teatros y sus escenarios y hasta uno inspirado en una musa del surrealismo. Todo ello, con el diseño de interiores como hilo conductor, lo que permite, bajo pasión e intimidad, contar una historia que quizá deba siempre mantenerse en privado.



Arrastrame Arrastra esta imagen a tu Barra de Tareas para agregar este sitio ó da click aquí para agregar al menu de Inicio Cerrar