Imagen

Zafra llevará el diseño mexicano a las vitrinas de Milán

El mejor trabajo de su taller de cristal soplado será expuesto en el Salón Internacional del Mueble de Milán 2014.

Zafra Galeries
FOTOGRAFÍA Tomado de zafradesign.com





Comparte
Lunes, 28 de enero de 2013 a las 19:00
POR Sheila A.Sánchez Fermín

CIUDAD DE MÉXICO — La galería Zafra design&art, la Universidad Anahuac de México, la Asociación Civil Advento y la diseñadora española Gala Fernández llevará a cabo un taller de cristal soplado. El mejor trabajo será presentado en el Salón Internacional del Mueble de Milán 2014.

Con proyectos como éste, el establecimiento de la colonia Condesa del Distrito Federal, pretende convertirse en un laboratorio de experimentaciones estéticas y de fortalecimiento de lo hecho en el país, para proyectarlo a nivel internacional.

Entre otras de sus metas está la "exposición de piezas independientes de aproximadamente tres diseñadores cada tres o cuatro meses", comenta Silvino Lópeztovar, socio de Zafra.

"Estamos buscando artistas que tengan una estética muy particular y que entran perfectamente en el diseño, además de que le añaden un valor agregado. Por ejemplo, yo diseñé una mesa que intervino Raymundo Sesma", explica en entrevista con Obras.

Sin embargo, Lópeztovar considera que a México aún le hace falta la complicidad y la fusión de las distintas vertientes a la hora de diseñar un objeto o espacio, ya que la estética de las cosas hace que las personas cambien de estado de ánimo, además de que es un elemento que pasa desapercibido para muchos.

Actualmente, Zafra tiene una exposición abierta al público llamada "Crossing Borders", en la que 80% de las piezas son de edición limitada y van de 100 a 70,000 pesos.

Para esta línea, el trabajo de Lópeztovar reflejó el concepto del matrimonio en la 'Silla Ring', hecha con laminados, plásticos, tela y metal:

"Pensé en una silla para dos personas, pero dije ¿como le doy un valor extra? Entonces se me ocurrió en base a los valeros crear una silla tipo luna, como si te sentaras en la luna, tú con tu pareja o también individual", agrega Lópeztovar.

El creador tardó dos meses en concebir la pieza y otros dos en su fabricación. Como detalle, también está equipada con bocinas que no son visibles, un librero y un espacio para poner los zapatos.

Añade que la exhibición y las piezas han tenido una buena respuesta, pero que las personas aún tienen miedo de comprarlas por no ser artículos que sigan una tendencia común que pueda verse en revistas o en otras tiendas.

"Todavía pasa mucho en México que hay gente muy abierta, pero la gente está acostumbrada a que si no lo ven en revistas no se lo llevan, entonces a nosotros nos está costando un poco de trabajo convencer a la gente", puntualiza.



Arrastrame Arrastra esta imagen a tu Barra de Tareas para agregar este sitio ó da click aquí para agregar al menu de Inicio Cerrar